Arranca palabras,
confesiones absurdas,
que dios no tiene tibias,
que los ángeles orinan,
que tú y yo somos terroristas.
Arrancan una a una todas las lenguas
con descargas eléctricas,
con amenazas,
con asfixias,
con sangrías.
Arrancan idearios que no existieron,
arrancan gritos,
arrancan en la penumbra dolor,
mientras se miran las manos.
Dios, es verdad, no tiene tibias,
por eso esta arrodillado.
En el laberinto del horror sofisticado,
entre grilletes y picanas,
entre bolsas y bañeras,
entre patadas;
yace un niño,
un anciano,
una mujer
o un hombre ordinario,
con marcas en los costados,
yacen sin dedos,
sin pechos
o empalados.
Yacen moribundos.
Yacen muertos.

El 13 de diciembre de 2004 varios policías vestidos de civil visitaron una casa de Atenas donde se alojaban entre 40 y 60 solicitantes de asilo y refugiados afganos. La policía reunió en una habitación a todos los presentes, menores incluidos y al parecer los golpeó brutalmente, torturando a alguno de ellos. Lo mismo se repitió los días siguientes. Los agentes se llevaron a u joven de 17 años a la comisaría y según los informes lo torturaron allí. El muchacho dijo que lo desnudaron, obligaron a tumbarse en el suelo y a extender las piernas y le pusieron una pistola en la sien amenazándolo con matarlo. Fueron golpeados alrededor de 60 afganos, sólo 30 se atrevieron a presentar una queja. Al menos 17 de ellos tenían entre 15 y 17 años.
Tortura es toda práctica que causa dolor grave y que se hace intencionadamente por una razón específica y esta autorizada por las autoridades.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos de la autora

Silvia Delgado Fuentes, España, 1968 | Nació en un pueblo de la rioja alavesa, desde entonces hasta ahora, es nómada de pieles y geografías. Difunde sus versos en montajes que realiza alternando texto, música e imágenes. Es autora de los siguientes libros de poemas: “Ángeles cotidianos”, “Y que hablen en mis palabras”, “No está prohibido llorar con los supervivientes”, “Las cuarenta chimeneas del infierno”, “Canción inútil para Palestina” y “Nanas de rodillas”.

Datos personales